Escudo de la República de Colombia

Catastro está desactualizado en el 67 % del país

Publicado el Martes, 16 Mayo 2017, en Noticias y Eventos

Entre los inconvenientes para que se efectúe el proceso -que debe hacerse cada cinco años- figuran la insuficiencia de personal capacitado, la demora en los trámites y la revisión de avalúos.

Mesa 8: Simposio Gobierno Urbano

El 37 % de los predios están desactualizados, y del 26,6 % no se tiene información, señaló Gustavo Marulanda, exdirector de la Unidad Administrativa Especial de Catastro Distrital y consultor del Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC), durante el Simposio Internacional “Gobierno urbano y perspectivas de las áreas urbanas”, organizado por el Instituto de Estudios Urbanos (IEU) de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.).

En el área urbana, que cuenta con más de 12 millones de predios, solo el 26 % está actualizado, mientras que 829 municipios –el 72 %- están desactualizados y otros 24 están sin informar. En el área rural, 756 municipios están desactualizados y 80 sin informar.

El catastro, conocido como el censo estadístico de los bienes inmuebles de una determinada población, incluye la descripción física, económica y jurídica de las propiedades.

Su desactualización ocurre porque la institucionalidad catastral adolece de problemas técnicos y financieros, lo que se refleja de forma negativa en las finanzas de los municipios, debido a que no permite el recaudo total para que los territorios avancen hacia el desarrollo.

El reto es lograr que Colombia alcance la actualización catastral de la mayor parte del país para lograr una mejor gestión del territorio, fortalecer las finanzas, mantener una correcta estratificación socioeconómica, avanzar en el ordenamiento territorial y formalizar las propiedades rurales.

Según el doctor Marulanda, una de las opciones es crear grandes firmas que ofrezcan servicios catastrales para que el proceso tenga una respuesta más efectiva y así tener incidencia sobre la tierra y formalizar los diferentes tipos de tenencia. Se trata de identificar a los arrendatarios, a quienes ocupan los terrenos del estado y las propiedades que no corresponden a los títulos que existen.

Otra de las problemáticas de no mantener el catastro actualizado es que, al momento de realizar este proceso, se aumenta de forma significativa el cobro del impuesto predial por la valorización, afectando así el bolsillo de los habitantes. Por el contrario, si se da un proceso de actualización progresivo, el valor del predial no se elevaría de forma dramática.

En el caso de Bogotá el tema es evidente: cuando se inició la actualización catastral en 2008, la base del impuesto predial era cercana a los 121 billones de pesos y para 2016 la cifra alcanzó los 476 billones de pesos.

Al respecto, Fernando Medina, exdirector de Impuestos Distritales y subdirector de la Escuela Superior de Administración Pública (ESAP), señaló que los impuestos sobre el suelo son muy importantes en la relación entre habitantes y gobiernos.

Asimismo, llamó la atención sobre la desproporcionada densificación de Bogotá. Mientras en el centro de la ciudad solo viven alrededor del 17 % de los habitantes, localidades como Suba albergan el 18,3 %, mientras que Kennedy alcanza el 11 %.

Según el doctor Medina, en el centro hay menos habitantes y la mayoría está en las zonas periféricas. En un lado hay colegios pero no hay niños, y en el otro hay más niños que colegios. Esto también genera una distorsión en términos de medios de transporte y costos, porque la infraestructura existe pero no es aprovechada.

Por último, Carolina Méndez, exsecretaria de Hacienda de Tocancipá, habló sobre su experiencia para el recaudo de impuesto predial en ese municipio. En 2012, la cifra era de 3.200 millones de pesos al año y para 2017 se alcanzaron los 15.000 millones de pesos.

Según la ponente, esto se logró gracias a las estrategias de recaudo que consistieron en un aumento gradual, alivios tributarios y una gran socialización a través de los medios de comunicación, para que los habitantes se enteraran de los beneficios que obtendrían con unas buenas prácticas de pago y cómo el municipio avanzaría en infraestructura y programas sociales.

Existen estrategias para que el cobro de los impuestos tributarios se realice de forma efectiva y que las personas entiendan cómo resultará de gran ayuda para ellos y para el territorio que habitan”, concluyó la doctora Méndez.

*Nota publicada por Agencia de Noticias UN

  • Etiquetas: SimposioGU2017
  • Visitas: 1021
  • Calificar:
    1.3/5 Rating (3 votos)