Escudo de la República de Colombia

Ciudades modelo no solucionan problemas de la sociedad

Publicado el Jueves, 16 Febrero 2017, en Noticias y Eventos

En Colombia se están adoptando estrategias de otras urbes que dejan por fuera necesidades esenciales de la población. No todo es tecnología.

Foto: CreativeCommnos.Flickr/Josh Liba

Las catalogadas como ciudades modelo son una amplia fuente de material educativo para las administraciones de las metrópolis colombianas, sin embargo, querer parecerse a otra ciudad no resuelve los problemas realmente importantes de la sociedad, pues desde el país parece que solo se está dando importancia al concepto de innovación.

Este fue el punto de partida de Jorge Coronel, economista y magister en economía de la Universidad Nacional Sede Medellín, invitado al programa de radio Observatorio de Gobierno Urbano del Instituto de Estudios Urbanos (IEU) de la U.N, quien expresó su preocupación sobre la forma en que los dirigentes están entendiendo y aplicando conocimientos de otras latitudes.

“Hay que reconocer esas ciudades, cómo se van construyendo, modelando y van siendo vendidas. Lo que están mostrando es que son ciudades muy exitosas en el sentido de los negocios, en la capacidad de albergar visitantes, pero eso dista mucho de los problemas internos de la ciudad, dentro de la ciudad hay una cantidad de circunstancias que son intrínsecas y propias a la naturaleza de la misma” precisó.

Escuche la emisión del 15 de febrero de 2016: Ciudades Modelo

Para Humberto Molina, economista y licenciado en filosofía e invitado al programa, el interés de los alcaldes por emplear estrategias de las ciudades modelo, se debe a la acreditación con la que éstas ya cuentan. Es el caso de las Smart Cities o ciudades inteligentes las cuales, a través de sistemas de comunicación y tecnología, dan forma a las políticas de manejo y toma de decisiones en los centros urbanos, “parece obvio que puede ser significativo para obtener resultados en la administración urbana local”.


Sin embargo, Coronel insistió en que las ciudades colombianas están experimentando un rápido crecimiento de población que llega a ejercer una demanda de bienes y servicios públicos y que, en su opinión, no están siendo contempladas por los gobernadores al seguir otros modelos, es allí en donde seguir caminos de una ciudad como éstas se convierte en una idea excluyente. “Son ciudades que hacen muy bien aquello por lo que están apostando, pero hacen muy mal aquello para lo cual deberían estarse pensando y es para la gente, para el ciudadano, para el cumplimiento y la satisfacción de unas necesidades y unos derechos” argumentó haciendo referencia a ciudades como Medellín considerada como ciudad innovadora.

La idea de tener una ciudad inteligente como una imagen vendedora que la haga atractiva y que por consiguiente atraiga inversiones en eventos, puede tener efectos económicos, pero no es la única dimensión de la vida urbana. Para el economista Molina, aunque puede traer beneficios, concuerda con Coronel en que se requieren de enfoques más comprensivos para dar respuestas a políticas de inversión, de empleo y de ingresos sustanciales para beneficiar a las poblaciones.

Durante los últimos 20 años, algunos organismos internacionales como ONU Hábitat, han impulsado a las administraciones a tener un intercambio de experiencias entre gobiernos locales con el propósito de que las buenas prácticas se difundan en el mundo. Esto, según el invitado Molina, “nos ha llevado al otro extremo, a que se volvieron una serie de eslóganes que más o menos establecen, como si fuera de sentido común, ciertos objetivos como que las ciudades deben der inteligentes, deben ser densas y además compactas”.

Añadió que en Colombia se hacen muchos intercambios con el propósito de entender lo que está pasando con la urbanización. Para él, muchas de las experiencias pueden ser importantes para extraer lecciones de política y procedimientos que eventualmente se pueden aplicar a las ciudades locales “lo que es esencial, es poder tener para cada sistema urbano una visión holística, estructural, que permita entender ese sistema, en qué se parece a otro y cuáles son sus particularidades”.

Para concluir, el desarrollo de las ciudades se ha salido de una discusión económica y social y se ha ido a una percepción más estética de urbanistas y arquitectos “probablemente hoy tenemos ciudades más bonitas pero que no dialogan con la realidad, (...) el punto no es propiamente cómo llegamos a ser ejemplares sino mostrar que esa ejemplaridad lo podemos lograr priorizando en las necesidades de una población”.

  • Etiquetas: OGU2016
  • Visitas: 1038
  • Calificar:
    4.5/5 Rating (2 votos)